jueves, 27 de febrero de 2014

Por primera vez estoy haciendo lo que creo que tengo que hacer, y no lo que pienso que tendría que hacer.
Ese momento en el que haces lo que te sale y no te importa más nada que eso, que al menos estar haciendo algo y no quedando en absurda parálisis, es muy grato.
Qué mejor que seguir lo que te dicta nosequecosa interior que tenes que hacer.
No me importan muchas cosas y a la vez me importan muchas otras, las ideas creo que me rotaron unos cuantos grados.
A este año le apuesto un montón, las ganas las tengo de acá.


miércoles, 19 de febrero de 2014

Mas allá de todos mis errores y mis fracasos, 
más allá de darme por valiente y no bajar los brazos, 
más allá del brillo de la gloria, lo que hablen o no hablen de mí
mucho me costó pero c o m p r e n d í. 

Al final no queda nada más que lo que soy, nada me condena, donde va el camino voy. 

Si cada día toda nuestra historia vuelve a comenzar, 
si cada paso marca la memoria y el tiempo nunca vuelve atrás

Entonces, si lo hicimos bien o mal no importa
aprendimos la lección:  se trata siempre de empezar, si todo tiene su final. 

Sobre el sueño, luminosidad, 
sobre el llanto, un manto de piedad. 

Muero cada día, pierdo el miedo, 
gano el cielo, y en sus ojos l i b e r t a d. 

sábado, 8 de febrero de 2014

-

Qué posesivo, el mundo. A veces tengo ganas de gritar eso, porque lo veo, todo el tiempo. Tal vez esté equivocada, o yo vea las cosas de una forma diferente. La libertad es algo tan abstracto como comprobable.
Lo único que puede realmente llegar a ser de uno son las cosas, lo material, que en realidad no sale de eso, de lo tangible, que va y viene. Tuyo puede ser un sentimiento, muy tuyo si se quiere (nadie siente igual que el otro). No más que eso.
Tanta locura encerrada en la cabeza no te va a dejar volar.

lunes, 3 de febrero de 2014

Lo que nunca te dije

Estaba escuchando este tema, tema que amo, y que escucho casi siempre porque me recuerda varias cosas.
Es de esos temas que aunque la letra sea la más sencilla, entre rima y rima te hacen pensar, en algo o en alguien, y si pensás con un poco más de ganas, te das cuenta que es re real.
¿Cuántas cosas perdemos por no decir a tiempo lo que sentimos? En mi caso, creo que millones.
Nunca me fue fácil demostrar algo de lo que me pasa, es como si una barrera se interpusiera delante mio, haciendo creer siempre que todo está muy bien, y a veces no es tan así. O evitando esa "fragilidad" que creo demuestran las personas al exponer a veces gratuitamente muchas cosas antes de tiempo.
¿Cuántas cosas tengo por decir? Creo que muchas. Siempre digo que si no hubo oportunidad, ya la va a haber. Ojalá.
En algunos casos, puede que sí. En otros ya es un poco imposible.
Que si te tengo en frente te podría decir, lo que nunca te dije.